Entrevista de intercambio

 In Blog
1
0

Mi profesor de finanzas pidió a algunos ex alumnos a manera de experimento cultural, académico y profesional, que han tenido la oportunidad de viajar al extranjero, a través de sus estudios o proyectos, compartieran en breves palabras ¿dónde estuvieron y por cuánto tiempo?, ¿qué cambió en ustedes después de su estancia, o después del viaje la costumbre les apagó el encanto?, ¿cuál creen que es la principal diferencia del estudiante mexicano vs. estudiante extranjero, si es que la hay?, ¿por qué vale la pena animarse y hacer maletas?

Considero que estas son muy buenas preguntas que cualquiera que haya estado de intercambio tendría esa obligación moral de compartir con aquellos que no han tenido la experiencia de estudiar en el extranjero. Es por eso que decidí compartir mis respuestas con todo aquel interesado en conocer más sobre el tema. Si tú tambien quieres compartir tu experiencia no dudes en contactarme! jeny@seda.ie

¿Dónde estuviste y por cuánto tiempo?

Preparé mis maletas para venir a Irlanda solo por una temporada, en el 2015 todavía había visas para estudiar y trabajar por un año, actualmente tengo un año 10 meses y estoy por renovar nuevamente mi visa de 8 meses. ¡Cabe mencionar que no he regresado a México desde entonces!

 

¿Qué cambió en ti después de tu estancia, o después del viaje la costumbre te apagó el encanto?

Cambió mi manera de ver la vida, mi perspectiva era muy simple, estudiar inglés, hacer mis prácticas profesionales, trabajar y regresar a México para seguir trabajando y eventualmente casarme y seguir trabajando. Una vez que me di cuenta que viajar es realmente económico no pude evitar caer en ese sueño de querer conocer el mundo, mi vida personal y profesional crece cada día pues al estar rodeada de personas de otros países mi conocimiento se enriquece cada día. Es muy poco probable que la costumbre llegue a afectar a un estudiante de intercambio, o por lo menos a mí no me ha afectado, es normal conocer a gente nueva casi todos los días, ser parte de otras culturas ya sea bailando, cantando en un bar o simplemente conversando con tus compañeros de clase. Creo que puedo estar acostumbrada a salir cada fin de semana al parque (cuando no está lloviendo) o a conocer otros puntos del país, si no es un bosque, es una isla, los acantilados de la costa del atlántico, etc. Con decirles que ya hay un nuevo pasaporte para recorrer el “Atlantic way” que promete ser una experiencia 100% cultural y si, ¡ya lo tengo, inicio mi recorrido en unos pocos días!

¿Cuál crees que es la principal diferencia del estudiante mexicano vs. estudiante extranjero, si es que la hay?

La diferencia está en cuales son los objetivos de cada uno, no hay una diferencia en especial es algo general. Antes de mi intercambio, llegué a escuchar muchos mitos sobre los estudiantes mexicanos, que somos flojos, que creemos que lo sabemos todo, que simplemente no sabemos estudiar, etc. Sin embargo, cuando estás en contacto con múltiples nacionalidades te das cuenta que hay brasileños que no dejan de hablar en su idioma en clase, pero hay otros que están en el cuadro de honor, asiáticos que no dejan de estudiar ni por las tardes y otros que no salen de “Temple Bar”, Latinos que se quejan porque su maestra es Latina pero ellos no saben formar una frase en inglés y Mexicanos que por su esfuerzo ya han logrado la codiciable estampa 4 que es la visa que te permite trabajar en Irlanda y si la tienes es porque te casaste con un europeo o una gran empresa ya te contrató. Mi punto es que cada quien decide si quiere ser buen estudiante o no, si quiere salir adelante o seguir de mediocre.

* Tambien te puede interesar: ¿CÓMO TOMAR UNA DECISIÓN?

¿Por qué vale la pena animarse y hacer maletas?

Vale la pena porque realmente sales de tu zona de confort, lo único seguro es que vas a aprender de la experiencia, no todo es color de rosa, va a haber momentos en los que te sientes solo e incomprendido, tal vez en la primera semana vas a pensar que estás loco por haberte atrevido y vas a querer regresar a casa donde todo es más cómodo y tranquilo. Pero eso es normal, te asusta lo desconocido, mi único consejo es que debes ser fuerte y luchar contigo mismo para desaparecer ese temor. Y por lo demás ya depende de cada quien cómo disfrutar.

Cosas que no tenía en mente aprender:

  • A desprenderte de cosas y personas, si antes las cosas materiales no tenían importancia ahora menos, te das cuenta que para un viaje de un mes solo ocupas dos pares de cada cosa y todo debe caber en la mochila de mano. En cuanto a las personas, aunque te encariñes y encuentres a esa otra familia que no sabías que tenías, debes tener en mente que se van a ir y tal vez no los vuelvas a ver nunca o tengas que planear tu viaje a Corea para ir de visita.

 

  • A valorar aún más mi país y cultura, soy orgullosa de ser mexicana pero que un irlandés me diga que su sueño es ir a conocer mi país y ver las pirámides, es un sentimiento casi indescriptible, al igual que ganar una pelea cultural con un Español que sigue creyendo que “él nos conquistó”

 

  • Lo más importante, no importa de dónde vengas o a dónde vas, cuantas nacionalidades tienes o cuánto tiempo tienes viviendo aquí o allá, todos somos humanos, todos compartimos este pequeño lugar llamado tierra y en un solo día puedo sentir que tengo mil años de conocer a alguien que a lo mejor nunca había visto en mi vida pero ahora somos mejores amigos por el simple hecho de compartir eso que se llama vida.

Recommended Posts

Leave a Comment